Bienvenidos

Bienvenidos

En esta nueva etapa, al ser elegido para presidir el Supremo Consejo, deseo dirigirme a mis Q:. H:. y participarles el honor que siento en servir a este Supremo Consejo como el primero entre iguales, mis pares, a los que agradezco la confianza en mi depositada. El Supremo Consejo es el depositario, el defensor y conservador del Rito y su actuación se inspira en los principios de Fraternidad, Igualdad, Independencia, Reciprocidad y Exclusividad territorial así como en el de la cooperación con el simbolismo en el Bien Común de la Orden, tal como se indica en la Declaración de Principios Institucionales. Para cumplir con nuestro objetivo de perfeccionamiento personal, exhorto a los Q:.H:. a encontrar su centro, el centro de todos y cada uno de nosotros.